Autohemoterápia

Consiste en la extracción de sangre venosa del paciente (5 a 10 mL), la cual es mezclada con ozono, y se procede a inyectarla vía intramuscular (región glútea) al paciente.

Su mecanismo de acción está basado en su efecto como autovacuna; por lo que se puede emplear en diversos padecimientos locales y sistémicos.