Terapias Aplicación intra-venosa

Consiste en la infiltración de pequeñas cantidades de ozono lentamente a través de las venas, la cual, funciona como coadyuvante en activar la circulación sanguínea, evitando la formación de trombos.

Esta terapia se ha aplicado con éxito en aquellos pacientes con trastornos vasculares, desde micro várices en extremidades inferiores hasta úlceras venosas provocadas por una inadecuada circulación periférica.