Aplicación subcutánea

Excelente terapia médica para el tratamiento de dolores crónicos, de cualquier índole, fibromialgia, linfedemas, etc. Se realiza aplicando pequeñas cantidades de ozono en aquellas zona dolorosas, o en la periferia de úlceras para favorecer su cicatrización, provoca un importante efecto antiálgico y antiinflamatorio, llevando a los pacientes a una mejoría clínica significativa.