¿"Somos lo que comemos"?
1. Come a tus horas, y come preferentemente 5 veces al día.

¿Porqué?
Nuestro organismo tiene un mecanismo muy simple para indicarnos que tenemos hambre: la glucosa.

Chico hambriento

Manejar adecuadamente e incluso podríamos decir que "a voluntad" nuestro nivel de glucosa es una táctica muy eficiente para controlar el hambre que sentimos y por ende, para controlar nuestro peso.

Si logramos que nuestro nivel varíe poco, llegaremos a la hora de comer con poca hambre. PERO si dejamos que este nivel suba y baje como montaña rusa, vamos a sentir un hambre de lobo feroz y nos comeremos TODO lo que encontremos, sea en el refri, en la cafetería o en la tiendita de la esquina.

Chica comiendo ensalada

En esta circunstancia, nuestro organismo hará hasta lo imposible por recuperar prontamente el nivel de glucosa, y desafortunadamente los alimentos más eficientes para satisfacer este "incontrolable deseo" de nuestro cuerpo son los más calóricos.

Y entonces, no desayunar, ¿ayuda o no a bajar de peso?
La respuesta es un rotundo NO, y esto habrá que ampliarlo a la comida y la cena. Cualquier alimento que saltemos, dejará que nuestra glucosa siga bajando y va a provocar que lleguemos al siguiente alimento con el nivel de glucosa muy bajo, es decir, ¡con MUCHA HAMBRE! Y como ya comentamos, cuando tenemos mucha hambre, vamos a preferir una pizza a una ensalada.

Por el contrario, si procuramos comer 5 veces al día, (8am, 11am, 2pm, 5pm, 8pm) nuestros niveles de glucosa estarán tan estables que, salvo el desayuno, el resto de los alimentos los iniciaremos con poca hambre.

Aclaremos: NO vamos a comer más, vamos a procurar comer lo mismo, pero en 5 etapas en lugar de 3.

Mi experiencia:
Personalmente, opté por hacerme un sandwich con la mitad de mi desayuno, y esta era mi colación de las 11am, luego repetí la idea a las 2pm, para tener un sandwich con la mitad del guisado a las 5pm.

Una gran ventaja, es que al llegar a los alimentos de las 11 en adelante, nuestro nivel de glucosa no esta tan alterado y vemos bastante razonable comer una ensalada, en lugar de llegar famélicos y dar nuestro reino por una pizza, hamburguesa o dona.