Si ya leíste nuestros post anteriores, muy probablemente ya te estas dando una idea de lo que vamos a explicar.

Te vamos a presentar tres alimentos diferentes, y tu cerebro (y quizá también tu estómago) va a detectar las diferencias de inmediato:

 

Ensalada de esparragos con huevo duro

Hamburguesa Vegetariana

Comida Hiper calorica

 

Vuelve a verlas... 

Listo?

¿Ya viste que la hamburguesa es vegetariana?

En este momento, podrías "conformarte" con

  • El platillo de espárragos, jitomates y huevo duro? 
  • La hamburguesa vegetariana? 
  • El plato de huevo, salchicha, pan, papas a la francesa? 

Si te puedes conformar con la primer opción, muy probablemente sea por que tiene poco tiempo que comiste, pero por el contrario, si tienes tanta hambre que no aceptas nada menos que el platillo que incluye las papas, puedo apostar "6 a 1" que tienes más de seis horas sin comer y puedo agregar a que bajo ninguna circunstancia te resulta apetecible el platillo de espárragos.

Si consideramos que el hambre está ligada a la glucosa (la cantidad de glucosa que tenemos en el torrente sanguíneo) y ésta está ligada igualmente a los períodos de comida o SIN comida, a mayor tiemp|o sin comer, menos glucosa y con ello, más hambre.

¿Lógico? Mientras más prolongado sea el tiempo sin comer, mayor será el hambre, sí,muy lógico, PERO, aquí viene un punto muy importante: la necesidad de comer alimentos más energéticos, si, con muchas, muchas calorías, también aumenta!!

Imaginen un péndulo (o columpio):

Pendulo del hambre

Cuando tiene poco tiempo que hemos comido, estamos en la posición inicial "Sin hambre". Nuestro nivel de glucosa es incluso alto y nuestra hambre es nula e incluso si nos llegan a mostrar algún alimento muy basto, nos puede causar repulsión. Al paso del tiempo, nuestra glucosa baja y el hambre aumenta.

Si nosotros halamos (jalamos) el péndulo al extremo derecho, es decir dejamos pasar tiempo sin comer, ¿hasta dónde creen que llegue su oscilamiento al lado del "HAMBRE"?

Al dejar de comer por períodos largos, el hambre nos hace buscar alimentos que sean de rápida asimilación y estos son los más calóricos pues le URGE recuperar el nivel de glucosa. Vas a preferir las pizzas, las hamburguesas, los dulces, el refresco y un largo etcétera de comida con muchas calorías.

Cuando "administramos" nuestro horario de alimentos, también vamos a poder administrar el tipo de alimento que vamos a ingerir. Cuando al cuerpo le URGE recuperar su nivel de glucosa, nos volvemos irritables, con antojos, desesperados y hasta neuróticos, en español: famélicos.

Si tu dieta te tiene muerto de hambre, algo no está bien, quizá tu médico bariatra o tu nutriologo no te explicó correctamente cómo distribuir tus alimentos!

Una pregunta para tí: ¿es bueno saltarte las comidas?

Solo por si acaso, te haremos un resumen:

Si repartimos nuestros alimentos a lo largo del día en tres, nos sentamos a la mesa con hambre, si los repartimos en cinco o seis, nuestra hambre será menor y ¡oh, sorpresa! ¡podemos comer menos, y mejor!

En Clinique d'Ozono tenemos personal capacitado para ayudarte a cumplir tus objetivos y ayudarte a encontrar la dieta adecuada para tí.

Si te gustó este post, compártelo!