En realidad, si tienes más de 18 años, lo más probable es que ya hayas intentado ponerte a dieta al menos una vez, sea para bajar la panza y entrar a esos pantalones que usabas en la secundaria o bien, para lucir radiante en la boda de...

Somos lo que comemos!

Y muy seguramente esas veces lograste tu cometido, y por extraño que parezca, uno de los primeros errores que se cometen es no tener una meta. "No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va" y aplica igualmente para alguien que quiera ponerse a dieta sin una meta, objetivo o fin específico. "Bajar de peso" es muy poco específico, "Bajar 5 cm de cintura" ya es algo más papable.

Y es aquí donde comienza una buena planificación, las cinco preguntas básicas ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Quién? ¿Dónde? ¿Por qué o para qué?

 Comencemos con la "obvia":

¿Quién? Espero que la respuesta sea "yo"

Enseguida, vienen las que requieren más trabajo:

¿Por qué o para qué? ¿Bajar de peso? ¿Bajar de talla? ¿Mejorar mi salud? ¿Mejorar mi apariencia?

En todas estas preguntas, lo verdaderamente importante es entender que la grasa ocupa más espacio que el músculo. Por ello, si vamos al gimnasio, primero haremos un poco de músculo y quemaremos poca grasa, con lo que la báscula nos va a decir que estamos subiendo de peso. Y quizá la ropa los primeros días nos dirá que vamos en sentido contrario.

Pasados los primeros días de ejercicio, comenzaremos a quemar más grasa pues ya habremos generado más músculo y finalmente, la ropa comenzará a sentirse menos apretada. 

Aquí es donde debemos hacer énfasis:

Bajar de peso... no es tan buena meta como bajar de talla.

Es mucho mejor tener la meta de bajar de talla 36 a talla 32 que pasar de 80 kg a 70 kg.

Y siempre que pierdes grasa, bajas de medidas y te ves mucho mejor!!

¿Cómo? Seamos honestos, solo hay dos maneras de lograr el "¿Por qué/para qué?" la primera ejercicio y la segunda, dieta. ¡Por algo estás leyendo estas líneas!

Pero ambas tienen variantes, el ejercicio aeróbico requiere en general mas espacio que el anaeróbico que puede ser realizado en tu misma recámara u oficina. Una dieta, la más "simple" (y errónea) es dejar de comer, o bien, dejar de comer carne, dejar de comer pan, pero lo mejor SIEMPRE es que asistas a un nutriologo, bariatra o médico especialista para que te haga un plan de dieta acorde a tus necesidades. Sea la dieta que prefieras, lo mejor es SIEMPRE preguntar a un especialista.

¿Cuándo? La respuesta DEBE ser: ¡¡justo ahora!! Y no, no es nada loca esta respuesta, pues si bien estás leyendo este blog sentado en tu casa, oficina o transporte. ¡Ya comenzaste a planear!

¿Qué decidiste? ¿va a hacer ejercicio o vasa  hacer dieta? Si acudiste con un especialista, lo más probable es que te haya hecho entrar en razón y te dijo que lo mejor era... AMBOS!!

Un gimnasio y un poco de orden en tus comidas seguramente ya comienzan a dar forma a tu plan.

¿Dónde? Lo mejor de todo es que puede ser ¡¡en todos lados!!

En casa de la abuela se vale pedir solo media porción y en la oficina también puedes hacer ejercicio al usar las escaleras. Siempre hay modo de encontrar un lugar para comer mejor y hacer aun que sea un poco de ejercicio.

Recuerda, no importa tanto tu peso como tus medidas y de ello lo que más importa es tu salud!!

Te invitamos a estar al pendiente de nuestro blog, el siguiente tema: "¿Por qué las dietas no me funcionan?"